¿Qué es la Nomofobia?

El significado de Nomofobia proviene de juntar las palabras «no-mobile-phone phobia«. Es decir, sentir un miedo atroz a no poder tener acceso al móvil, y aquí entrarían todo tipo de contingencias relacionadas: perder el teléfono, no tener saldo, no tener cobertura, batería descargada y no tener enchufe, quedarse sin datos, etc.
Esto, que dicho así suena sencillo y ligero, afecta a millones de personas por todo el mundo, especialmente a las más vulnerables, las personas jóvenes y sobre todo adolescentes.
En estos últimos es particularmente notable el daño que produce esta dependencia, favoreciendo el aislamiento social en pro de consumir compulsivamente nuevo contenido digital mediante mensajes, fotos, música, videos, videojuegos o de cualquier índole.
Desafiemos a alguien a estar sin este dispositivo electrónico unas horas. Tal vez nosotros seamos incapaces de estar un momento sin consultarlo o manipularlo. Los que no pueden vivir un minuto sin él empezarán a sentir gran ansiedad, dolor de estómago, dolor de cabeza e insomnio. Imagínate que te vas de fin de semana de escapada a un hotelito, en un lugar muy bonito donde descubres que la Wi-Fi no funciona, y la cobertura es malísima porque estás en un sitio de montaña complicado. Aunque el lugar sea idílico y el hotel sea muy bueno, estarás agobiado porque tu móvil no sirve para nada esos días…
El impacto que el teléfono móvil ha tenido en nuestras vidas ha sido total. Para la gran mayoría ha supuesto una gran revolución y una gran mejora en la calidad de vida, pues podemos localizar y ser localizados en casi cualquier parte del mundo, lo que eso supone grandes avances y desarrollo a su vez de más nuevas tecnologías en casi cualquier campo imaginable: telecomunicaciones, informática, medicina, industria, entretenimiento, defensa, seguridad, etc, etc.
Aunque la tecnología es buena, también tiene su lado negativo. Cuando se abusa de ella y empieza a usarse más allá de su propósito esta se desvirtúa.
Es bueno tener noticias de lo que hacen nuestros amigos y la gente que nos interesa, porque así los conocemos mejor. Además, tampoco es malo jugar a videojuegos o escuchar música porque la recreación es necesaria para desconectar de la rutina diaria. No obstante, el equilibrio y la moderación en la mayoría de los aspectos de nuestra vida, evitarán que dejemos desatendidas a las personas que nos quieren y cumplamos con nuestras responsabilidades en el trabajo o en el colegio.
Las adicciones se pueden convertir en enfermedades graves, por eso siempre es recomendable que se consulte con un médico especialista titulado. De este modo podrá diagnosticar con éxito y ofrecer el mejor tratamiento a la Nomofobia, en caso de padecerla.